Plataformas de innovación abierta e inteligencia colectiva


Hace más de diez años que me dedico a la gestión de la innovación, un campo de conocimiento que en su momento me despertó una fascinación importante que hoy mantengo, más alejada de los cursos pero aplicándola permanentemente en mis trabajos. Me resultaba revelador eso de romper la “caja negra” de la innovación y entender su origen como actividad relaciones y de interacción. Superar el modelo lineal en el que la investigación científica lleva al desarrollo tecnológico que luego de frutos innovadores que son aceptados por el mercado, como único recorrido posible. Este modelo lineal se apoyaba en su unidireccionalidad, alejada de la lógica circular que realmente ocurre. en dónde el origen puede estar en el departamento de marketing o incluso en algún cliente, para luego pasar a fase de investigación. Está claro que hay procesos de innovación que surgen de otras fuentes los usuarios de productos y servicios producen más del 25% de las innovaciones que luego tienen aceptación, pero no es lo que quiero comentar acá.


También me interesaba esa lucha que libran las corrientes heterodoxas como la Teoría Evolucionista del Cambio Tecnológico frente a los macroeconomistas neo-clásicos, que no suelen tomar en serio lo que no puede ser modelizado. Una mirada desde la microeconomía que centra su atención tanto en la dinámica de la propia innovación como en las características del entorno socioeconómico y la relación dinámica entre ambas. Desde que se comenzó a conceptualizar lo que conocemos como Web 2.0 que me pregunto cómo debería impactar este nuevo paradigma de comunicación en el círculo de la innovación y en la interrelación tanto entre departamentos de una misma empresa como entre los diversos agentes que conforman un sistema de innovación.

Hace un par de días La Nación publicó un interesante artículo de Ernesto Van Peborgh sobre plataformas de innovación abierta en las empresas, el formato de organización y gestión del conocimiento que marcará la actividad creativa de los próximos años. Se trata de la aplicación de las bondades de la web 2.0 a la actividad innovadora: las páginas están vivas y se comunican con los usuarios y entre si; posibilitando comunicarnos en primera persona, integrar comunidades, generar contenidos de modo colaborativo y suscribirnos a sitios con temáticas de nuestro interés, acordes al nuevo paradigma de comunicación de que el usuario es la red. Ya no puede ser concebido como afuera de la red quien pasa el 40% de su tiempo en ella. El usuario ya no consume lo que le dan o recibe información unidireccionalmente, sino que también produce y más que consumir busca vivir una experiencia.

Al margen del exceso de optimismo de la literatura de la gestión del conocimiento, del saber como un recurso que nunca se agota, el cómo gestionarlo del modo adecuado para sacarle un mejor provecho adquiere un carácter central. En clave de organización empresarial, y puntualmente en la actividad innovadora, estamos hablando de poner en valor esa participación en modo de colaboración. “El lenguaje y la lógica de la red favorecen la adopción de hábitos participativos y colaborativos que están dando lugar a una nueva cultura, impulsada por personas comprometidas e interesadas en compartir sus conocimientos” dice Van Pebourgh. Y comenta acerca de los Knowledge Pool Resources, la nueva tendencia en empresas de repositorios de conocimiento y creatividad, donde la interacción adquiere un carácter central. “Los KPR son reservorios cognitivos de innovación y creatividad construidos colectivamente por los aportes y la participación de sus comunidades de públicos interesados (stakeholders). Son posibles por la interconectividad que ofrece la red, pero se cimientan en el compromiso, la colaboración y la construcción colectiva de la comunidad. En tanto commons de conocimiento que se acumula y ofrece, el KPR deviene en un capital social disponible para todos”. La variación y evolución de los KPR dependen exclusivamente de su comunidad, son ellos mismos los que le dan forma. Porque como dice Innerarity, está informado quien aprende a filtrar la información que necesita.  el marco de referencia en la gestión de la innovación en la empresa.

Como dice Esteve Almirall, “la innovación abierta parte de que los fenómenos asociados a la globalización y a la movilidad de las personas y el conocimiento han convertido en casi imposible que las mejores ideas se generen únicamente en los centros de I+D de las grandes empresas. Hoy en día, las mejores ideas están en todas partes y las empresas deben arbitrar mecanismos que permitan descubrir aquéllas que pueden aportar valor a su negocio e incorporarlas, así como obtener valor vía licencias o spin-offs de aquéllas que no se ajusten a su modelo de negocio”.

El camino a transitar en cuanto a fomentar la interacción y la creatividad es enorme, y las plataformas abiertas y colaborativas tienen mucho que aportar. Faltaría analizar su impacto en las políticas de fomento de la innovación o por ahora son un monopolio de las empresas.

Recomiendo:

 INNOVACIÓN ABIERTA: NOKIA, IBM Y LOS “LIVING LABS”

El video de Polisofía, plataforma argentina de innovación abierta.

El Caso Lego

Innocentive es la plataforma de innovación abierta más grande del mundo.

Dell recibió más de 17.000 ideas de innovación de productos en IdeaStorm

About these ads

Una respuesta a “Plataformas de innovación abierta e inteligencia colectiva

  1. Pingback: #interesante – Plataformas de innovación abierta e inteligencia colectiva « JivaBlog

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s