Inclusión digital en Minas Gerais

La semana pasada tuve la oportunidad de conocer Plug Minas, el Centro de Inclusión Digital de Minas Gerais. Lo hice aprovechando mi viaje laboral a Belo Horizonte en el marco de una capacitación brindada por el BID. Tuvimos el privilegio de tener los talleres en este lugar maravilloso, que además de contar con la mejor infraestructura y equipos de excelencia también tiene su historia.

En el año 2009 el Gobierno de Minas Gerais decidió transformar un antiguo reformatorio en un centro de alta calidad educativa.  Desarrollado por la Secretaría de Estado de Cultura, en sociedad con la Secretaría de Deportes y de la Juventud, el Plug recibió la inversión en obras de reforma e infraestructura  y con el apoyo de importantes sponsors privados también se dotó de los mejores profesores. El valor simbólico de su historia edilicia, o mejor dicho de cómo modificar el trayecto de cierto condicionamiento socio-económico, Plug Minas es como un gran campus de Google para chicos de 14 a 24 años de origen humilde: paredes de colores, lugares de descanso, un amplio comedor, espacios abiertos y diversas formas y diseños que reflejan confort. Con la experiencia latente de diversos proyectos inclusivos de ciudades lationamericanas que se proponen la recuperación del espacio público o la presencia del Estado en lugares marginales, Plug Minas optó por quedarse con un edificio cercano al centro de la ciudad, pero garantizando el transporte de cada uno de los asistentes, así como el desayuno y el almuerzo según el turno.

Bajo una organización por módulos, cerca de mil quinientos jóvenes acuden por día a formarse en arte y cultura digital, diseño y programación de videojuegos, diseño gráfico, programación, emprendedorismo juvenil y en valores ciudadanos. Aquí se puede ver no sólo la importancia de lo técnico sino también de buscar la fortaleza en la persona a partir del entrenamiento de sus saberes actitudinales y su compromiso con lo público. El módulo de arte, no exagero, parece una academia de baile de las películas. Cada una de estas secciones recibe el apoyo de alguna empresa, y aquí otra innovación: es tal el posicionamiento y reputación del centro en su comunidad que éstos módulos le permiten llevar a la práctica una responsabilidad social inteligente. Y no  se oculta el interés de las empresas en que los estudiantes se capaciten en sus propias herramientas, el proyecto no busca solamente contener sino capacitarlos para trabajos de mayor calidad.  Los módulos tienen una gestión independiente y en algunos casos están terciarizados en organizaciones de renombre, como el caso de SEBRAE en lo que respecta a emprendedorismo.  Su duración es de seis meses y sólo se puden hacer tres seguidos, ya que es mucha la demanda de jóvenes de la ciudad. Los propios jóvenes también participan en la gestión del predio, esta autogestión se respira en cada uno de los setenta mil metros cuadrados de este ambiente agradable.

Este gran proyecto ya es parte del orgullo mineiro y ya es parte de su rédito, son sus cartas credenciales para el futuro. Es la principal herramienta de Minas para hacer frente a la brecha digital y a otros tipos de exclusión. Forma parte de un proyecto más grande, ligado al Programa de Emprendedores Públicos de Minas, otro gran hallazgo que comentaré en un próximo post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s