La innovación social abierta

A los que estudiamos la economía de la innovación no nos suele gustar mucho cuando nos “usurpan” esta palabra para exponer cambios en otras disciplinas. Porque innovación es cuando se introduce al mercado un nuevo producto o servicio, o se produce de una manera nueva. Pero todo en términos económicos. No nos suele gustar mucho cuando hablan de innovación hasta los abogados, funcionarios de la administración pública o trabajadores sociales. El concepto goza de reputación y transmite futuro, ya forma parte de lo correcto y de lo deseado.  Innovación organizacional, de leyes, notariales, etc, etc. A cualquier cosa nueva ahora le llaman innovadora y la palabra puede transformarse en una muletilla ridícula.  Pero mi prejuicio no aplica con la innovación social abierta.

Con innovación social abierta nos referimos, por un lado, al conjunto de aplicaciones sociales de la innovación tecnológica. Por el otro, a los nuevos procesos, prácticas, métodos o sistemas para llevar a cabo procesos tradicionales o tareas nuevas que se hacen con participación de la comunidad, siendo los beneficiarios de cada acción al mismo tiempo actores de su propio desarrollo, fortaleciendo así el sentimiento de ciudadanía, en los que la tecnología puede efectuar un aporte de valor. La innovación social es participación y co-creación.

Para comprender su implicancia vamos a entender a la innovación como  la aplicación de nuevas ideas, conceptos, productos, servicios, metodologias y practicas, que en el ambito social refiere a que  su aplicacion genere una mayor eficacia en los resultados y beneficios de la ciudadania para conseguir mejorar la calidad de vida. La innovacion social no renuncia a su ambición de ser original y en el ámbito público buscará resolver problemas con poca burocracia.

A la innovación social la consideramos abierta porque siempre tiene como objetivo su difusión y expansión, no pretende la generación de ventajas sobre competidores a partir de patentes o monopolios temporales y se apoya en la integracion de sistemas y redes de cooperación.

En la administración pública, por ejemplo, una idea se transforma en una politica o un servicio publico nuevo cuando satisface necesidades de los ciudadanos o mejora la eficacia de la acción de gobierno a cualquier nivel, resolviendo problemas y logrando resultados.

La implementación de las tecnologías de la información y la comunicación para procurar una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos, a partir de la optimización de sus procesos productivos, acceso a la información y transparencia, también refiere a la innovación social. Los programas de alfabetización digital, como vehículo para reducir brechas también entran en esta categoría. Del mismo modo lo hace el ciber-activismo o las ciber-turbas, planteando un verdadero acto de apropiación tecnológica para procurar generar un cambio social o manifestar una demanda.

En esta disputa por las palabras celebro la idea de innovación social abierta, que rompe monopolios sin perder la ambición de capacidad creadora. Debemos tomarla para referirnos al proceso de involucramiento de los potenciales usuarios finales, no sólo como consumidores, sino también como co-creadores, desarrollando un espacio de acumulación de capital social y demostrando que todas las personas pueden ser generadoras de valor social y ciudadano.

 

 

 

 

 

Anuncios

4 Respuestas a “La innovación social abierta

  1. Me encantó el post.
    Viste esto:http://www.ted.com/talks/tags/open-source
    Es muy interesante esta movida del hardware open source y como representa una opción posibilitadora en muchos contextos.

  2. Gracias Ruben. Muy bueno el video. La alternativa de la tecnología abierta repercute a todos los niveles y genera un impacto innovador muy fuerte, contradiciendo a las primeras definiciones de esta. Hay una movida muy interesante también que es el fabbing, la impresora en 3D que también se logró a partir de una cultura abierta, de compartir planos y tecnología, planteando la idea que muchas mentes piensan más que una. Es interesante también prestarle atención a la lógica distribuida que deberían adquirir estas redes, para que no hay un nodo central más improtante que otro.

  3. Pingback: La cultura abierta de Don Tapscott | @esteban_campero

  4. Pingback: Latino » Blog Archive » La cultura abierta de Don Tapscott

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s