Archivo mensual: agosto 2012

Pensando la ciudad

Nos entusiasmamos con las smart cities y organizamos una comida con Angel Talamona, que anda de vacaciones por Argentina y varios amigos más, fundamentalmente del ámbito de la política. Tuvimos la oportunidad de interiorizarnos más de su experiencia y de intercambiar opiniones respecto al tema. Vinieron amigos referentes del ámbito del OpenData en Argentina en particular y de la web social en general, que enriquecieron el debate. También otros interesados por la gestión pública y la política. Todo esto en Lelé de Troya, un lugar que nunca falla. Surgieron varios temas: si el Estado debe comprar o desarrollar apps propias para oprimizar el buen funcionamiento de la ciudad o deberá dejarlo a expensas de la mano invisible del Estado, si la temática móvil está presente en el discurso político francés, si hay experiencias relevantes o son solamente marketineras, etc; mucho ping pong entre tema y tema. Como lo hablamos en Argentina y pensando siempre en ella, se planteó el interrogante acerca de su viabilidad o no acá, teniendo en cuenta nuestra idiosincracia, cultura política o ideología dominante. ¨Mirá lo que pasó con el sube” sonó una y otra vez. También se comentó acerca de la apropiación en el discurso de varios partidos políticos respecto a esto y  cuales son los que no. Buena  experiencia de diálogo y escucha, aprendimos un poco más de las smart cities.

Las smart cities

La literatura del desarrollo nos suele sorprender con nuevas terminologías y conceptos para referirse a la planificación y a la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación en búsqueda del bienestar. Y así se arman traba-lenguas, eslóganes mal traducidos o imposibles de traducir, conceptos de bastardeo automático, etc; lo que marca la intensidad en la materia. El término de smart citiy es amplio y heterogéneo pero por lo general hace hincapié a la búsqueda de eficiencia para su funcionamiento, optimizando esfuerzos y buscando a sustentabilidad a partir del correcto uso de la tecnología. También se refiere a las técnicas que permiten ayudar a la gestión automática y eficiente de las infraestructuras urbanas. En definitiva, de combinar la economía sostenible con la calidad de vida.

Sigue leyendo

Otra vez Obama parece más activo en Internet

Las próximas elecciones en Estados Unidos volverán a marcar tendencia en lo referido a la aplicación de las TIC en campaña, seguramente haciendo énfasis en la posibilidad de participación del ciudadano y en la generación de pertenencia. Aunque seguramente será difícil superar el hito histórico que significó el “Yes we can” desde el punto de vista de una campaña electoral, estaremos atentos a novedades que nos inspiren.

Hasta ahora, algunas cuestiones relevantes:

Según el Pew Research Center

– El equipo de Obama ha publicado casi cuatro veces más contenido, hasta la fecha.

– El promedio en Twitter de cada campaña es de un tuit diario en el caso de Romney y de nueve en el caso de Obama.

– Obama publicó el doble de videos que su rival.
Las apps móviles, como no podía ser de otra manera, parecen ser la novedad de esta campaña:

–  “Obama para América” es la aplicación con la que el actual presidente desplegará toda su experiencia exitosa en internet y las redes sociales para que sus seguidores puedan registrarse a los comicios, hacer encuestas, sumarse como voluntario del partido demócrata y viralizar los contenidos en las redes sociales.

– Romney reveló el nombre de su candidato a vice en su aplicación para móviles. No lo hizo por SMS como Obama, sino ajustado a los tiempos que corren, aunque la información se haya filtrado unas horas antes y comunicado por TV, ese día logró superar a Obama en menciones en las redes sociales.

Seguiremos atentos a las novedades, que seguramente serán tendencia por un tiempo.

 

 

 

El saber y la política

Daniel Innerarity en su libro “La democracia del conocimiento” nos provoca con una premisa de lo más interesante en lo que respecta a la relación del poder con el saber. Plantea que los dos extremos, izquierda y derecha, suelen compartir el mismo punto de partida: la existencia de un saber por encima de la política, al cual esta última no tiene más que obedecer. Tanto el experto para la derecha como el intelectual para la izquierda sostienen esa supuesta distancia y superioridad. El experto es la superioridad de la ciencia, el abogado de la objetividad. El intelectual sustituye esa objetividad por un saber crítico y comprometido acompañado por una pretendida superioridad moral. Parecen ser las dos versiones de una distancia con la política y sobre todo con el riesgo y con la incertidumbre, fieles representantes de la dinámica de la historia. Con esta simplificación, Innerarity intenta demostrar que el saber es cada vez menos un monopolio de expertos y cada vez más una construcción social, un llamado de atención para tener en cuenta el carácter compartido que adquiere el conocimiento. Del mismo modo, la complejidad característica de las sociedades del conocimiento, que no reconocen a la ciencia como único tipo de saber, requiere de procedimientos para poder procesar la inteligencia social y la variedad de voces, articulándolos sin neutralizarlos.

Sigue leyendo

Otra vez un blog

Volví a tener un blog personal luego de un par de años. Allá por el 2005, ni bien me bajé del avión después de seis años por España, armé mi primer blog dentro de la comunidad  Jazztelia, que ya ni puedo enlazar porque desapareció. Estaba convencido de poder mantenerlo y actualizarlo, más que nada, no abandonarlo. Aquella vez lo fui dejando por la paradoja de creer más que nunca en este medio, y fuí desarrollando diversos blogs institucionales, de asignaturas que dictaba, de centros que dirigía, otros blogs colectivos, etc,etc. Fueron todas experiencias riquísimas pero en todos los casos extrañé la posibilidad de poder escribir a título personal, hacerme cargo de todo lo que diga por acá y poder comentar sin complejos la variedad de temas que me inquietan. Aunque no pueda garantizar que no habrá discontinuidades o abandonos, hoy me encuentro con todas las pilas puestas.

El desafío de las redes distribuídas

Comparto un artículo viejo, del año pasado, pero que no pierde actualidad. Podríamos completarlo luego de analizar la última campaña presidencial, aunque la tendencia no varió: hubo una utilización superflua de las TICs en la campaña y por ende un desaprovechamiento de su enorme potencial. Pero esto seguramente formará parte de algún otro post.

La aplicación de la web social en la práctica política, o lo que directamente se dio en llamar Política 2.0 goza de un prestigio generalizado que pareciera comenzar a cambiar para siempre la forma de participar y de comprometerse. Sin embargo, se torna fundamental definir a que nos estamos refiriendo con esta tipología y conocer con mayor profundidad los casos de éxito y sus características, para salir de una mirada superficial y ajena al fenómeno político. El cambio de paradigma, como no podía ser de otra manera, también le tocó a la política, aunque su aplicación efectiva se caracterice por una utilización superflua y discontinua que sigue corriendo detrás de las pautas de comportamiento y comunicación de una parte importante de los ciudadanos.

Sigue leyendo